Vacunación contra neumococo

La vacunación universal contra neumococo es una estrategia necesaria en la protección del adulto mayor ante un agente que es parte de la microbiota comensal del humano y cuyo ambiente se ve favorecido por cambios en el sistema inmunitario, producto del proceso normal del envejecimiento. Esta pérdida del equilibrio puede conducir a la aparición de enfermedades de distinta gravedad, lo que depende de la presencia de comorbilidades y la oportunidad en la atención.

Pese a que se conoce la vacuna por más de un siglo, esta estrategia ha constituido un gran reto debido a la escasa respuesta inmunitaria del polisacárido capsular, en especial en pacientes geriátricos. S. pneumoniae evade la fagocitosis y obstaculiza la respuesta mediada por células T.  Asimismo se sabe que los 93 serotipos reconocidos hasta ahora no generan inmunidad cruzada, lo que ha motivado a tener una vacuna que incluya la mayoría de serotipos causantes de enfermedad invasiva en el adulto mayor.

 

La OMS recomienda una dosis de VPN23 en todos los adultos mayores de 65 años de edad y en población de 2 a 64 años de edad con factores de riesgo. Asimismo, en el año 2014 el Comité Asesor de Prácticas de Inmunización de Estados Unidos recomendó vacunar de manera rutinaria con una dosis de VCN13 seguida de una dosis de VPN23 a los adultos mayores de 65 años de edad.

En México se incluyó VPN23 en el Esquema Nacional de Vacunación en 1993, dirigida a población de 60 a 64 años de edad con factores de riesgo y a todos los individuos de 65 años de edad y más.

El esquema indicado por el productor es de una dosis de 0.5 mL que se administra por vía intramuscular en la región deltoidea del brazo derecho, sin embargo en pacientes con asplenia o inmunosupresión, o que superan los 60 años de edad, se deberá aplicar un refuerzo a los 5 años del último antecedente de vacunación.

 

La eficacia de la vacuna polisacárida en población adulta se ha evaluado desde inicio de la década de 1970 en estudios tanto experimentales como observacionales que indican las fortalezas y debilidades de la vacuna en términos de protección.

 

En la actualidad se prueba la eficacia de esquemas combinados de VPN23 y VCN13, con el fin de aumentar la cobertura de serotipos y mejorar la respuesta inmunitaria en el adulto mayor. Un estudio que evaluó la respuesta inmunitaria en individuos que recibieron de manera seriada VPN23 y VCN13 en distinto orden encontró mejor respuesta en los que se vacunaron primero con VCN13 y al año con VPN23, respecto de los que siguieron el orden contrario. No obstante, es necesario realizar más estudios que permitan evaluar la eficacia de estos esquemas a más largo plazo así como evaluar la efectividad y duración de la protección e intervalo de tiempo entre dosis. Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos a partir de análisis preliminares han estimado que existiría reducción en los casos de EI y neumonía adquirida en la comunidad con coberturas de 60% de VCN13 en adultos mayores coincidiendo con la vacunación en los niños.

No esperes más, ven y ¡Vacúnate ya!

¡Haz tu cita con nosotros! LLÁMANOS

Tel. 5390 7424 / 5565 8044

E-mail: recepcion@geriatria.com.mx

 

Bibliografía: Luis Miguel F. Gutiérrez Robledo, Lourdes García García. (2014). VACUNACIÓN EN EL ADULTO MAYOR: PERSPECTIVA DE CURSO DE VIDA. 13 de febrero 2017, de Instituto Nacional de Geriatría Sitio web: http://www.geriatria.salud.gob.mx/contenidos/menu1/nuestras_publicaciones.html
Síguenos en nuestras redes sociales
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
Twitter
Visit Us
LinkedIn
INSTAGRAM